Paul McGann, el Doctor Romántico

23 septiembre 2013

Por Alicia Winter | Fecha: 23/09/2013

Fue el Doctor romántico. Los ojos azules de Paul McGann y ese viejo traje a lo Bill Cody marcaron sin lugar a dudas el cruce de caminos de la serie, ese punto de extraña confusión donde todo se mezcla y surgen las dudas, una singular intersección en el proyecto de Doctor Who que muchos entendidos han clarificado como el “final de la era cásica y el inicio de la época moderna de la serie”.

Controversias a parte, cabe decir que si bien la película producida por la Fox en 1996 fue un triste fracaso comercial, el Octavo Doctor y el actor que lo encarnaba adquirieron el respeto y la admiración de todos los fans que por aquel entonces habían visto cancelada su serie favorita desde 1986.

Paul McGann aportó encanto y distinción, un estilo que ha quedado en la impronta de esa larga estela de magníficos actores que han dado vida al Señor del Tiempo desde 1963, un rostro que a pesar del efímero instante del que pudimos disfrutar de él, nos acerca ya a la época atual y a ese enigma que quizá nos traiga el Especial del 50 Aniversario... ¿Qué ocurrió entre el Octavo y el Noveno, qué sucedió en la Guerra del Tiempo?

Fin de una época.

Las cosas no iban demasiado bien para Sylvester McCoy ni para la serie: audiencias bajas y guiones que no atraían demasiado la atención. En 1989 y después de 26 años contínuos en la televisión, el Doctor y Ace dejaron la pequeña pantalla a pesar de haber prometido muchas, muchas más aventuras: “Hay lugares en peligro, y espacios donde reina la injusticia... Y en otros sitios, se está sirviendo un té. Vamos Ace, tenemos trabajo que hacer.”- dijo Sylvester con una sonrisa en el rostro a su compañera Sophie Aldred.... dejando en el aire y para la eternidad, las bellas brumas del Doctor Clásico.

Y en efecto, no hubo más aventuras... al menos no en la televisión. La serie fue cancelada y con ella una legión de fans fueron a la deriva. Para satisfacerlos y no abandondar del todo la figura del Señor del Tiempo se siguieron publicando aventuras en soporte gráfico mediante “Doctor Who Magazine cómics”, apostándose además por las llamadas “Doctor Whonovelas” de Virgin Books, ediciones de gran calidad que prosiguieron en el propósito de mantener vivo al Doctor aportando fantásticas historias a sus lectores, grandes aventuras que vieron la luz desde 1989 hasta 1996 gracias a escritores como Russell T. Davies o Mark Gatiss.


El Doctor vuelve a la pantalla.

1996. Los fans de todo el mundo atisban algo de esperanza... La Fox consiguió los derechos para emitir una película de Doctor Who pensando aprovechar la oportunidad de embarcarse en un proyecto, que ya tenía de por sí un buen número de admiradores en varios paises. Añadiéndole un aire renovado, efectos especiales de la época y un par de buenos actores, el resultado podía funcionar, ¿Por qué no?
Se aseguraron que su protagonista conservara ese aire de Gallifrey (aunque algunas apuestas fueron un tanto extrañas: Jim Carrey ó Tim Curry también fueron propuestos).

Pero Paul McGan apareció en el casting, un actor británco que representaba a la perfección al personaje y lo que se buscaba: disponía de un sencillo aire irónico, una pincelada de comedia, y un aire de poeta romántico muy acorde para aquellos finales de los 90.

El argumento de la película era relativamente sencillo y permitió a Sylvester McCoy volver de nuevo a encarnar al séptimo Doctor para poner final a su vida: El Señor del Tiempo llevaba las cenizas de The Master en un cofre en su viaje de regreso a Gallifrey, cuando éste, habiendo planeado previamente un astuto plan en caso de morir, consigue materializarse y destabilizar la TARDIS hasta el extremo de estrellarse en pleno San Francisco de los años 90, en un suburvio demasiado peligroso donde se desencadena la trama principal de la película a través de un nuevo enfrentamiento entre el Doctor y su eterno archienemigo: The Master.

En este caso el papel del Amo, interpretado Eric Roberts, siempre ha suscitado mucha controversia entre los fans. Defensores y detractores no se han puesto de acuerdo todavía en la idoniedad del actor encarnando a este mítico personaje.

Un Doctor romántico, un Doctor moderno.

La Dra. Grace Holloway. Puede que los nuevos whovians no conozcan su nombre. Y es que esta companion no nació en ningún barrio londinense. No trabaja en unos grandes almacenes ni vive en solitario en una casa enorme aguardando a que un extraño aterrice en su jardín. Grace Holloway es una doctora distinguida que se cruza en la vida del Señor del Tiempo, confundida ante su resucitación y sus dos corazones no puede evitar enamorarse de este hombre extraño que dice conocerla, que le habla de mundos extraños y que vive en contínuo peligro.

El Octavo Doctor es el primero en besar románticamente a una de sus compañeras, y el primero también en mostrar esa íntima cercanía hacia la Tierra tan característica del Décimo ó el Undécimo. McGann no sólo retrata a un nuevo  Señor del Tiempo para una sencilla película de 90 minutos en la pantalla, de alguna forma  logró establecer un contínuo entre los anteriores y anticipar todo lo nuevo que empezaríamos a descubrir en la era Russell T. Davies.



Detrás del personaje: Paul McGann.

Neela Debnath, administradora del blog Independent Uk, habló con él recientemente para ofrecernos la singular personalidad de este magnífico actor que, apesar de estar envuelto en varios proyectos (“Ripper Street” por ejemplo), nunca se ha desprendido del todo de ese hilo dorado con el que quedan prendidos todos los actores que han encarnado al Doctor.

¿Cómo fue para usted interpretar el papel?

Estuve en la piel del Señor del Tiempo durante apenas seis semanas,  el justo mientras se rodaba la película de “Doctor Who” en 1996. Fue algo que quedará para siempre en mi vida y en mi carrera. La película iba a ser un proyecto piloto para una posterior serie de televisión, pero por desgracia las calificaciones no fueron tan altas como se esperaban... Así que tuvimos que esperar otros nueve años para que la serie volviera de nuevo.

¿Le propusieron de nuevo ser el protagonista?

No. A mi nadie me llamó; de verdad, y fue una lástima..-rie- Pero afortunadamente contaron conmigo para los audios de Big Finish.

¿Qué prefiere, la era clásica o la era moderna?

Le diré un secreto: No tengo televisor. No veo nada. De hecho, algunos de mis compañeros, en especial mis amigos gays , dicen : 'Pero ¿cómo vives ? ¿Qué haces ? ' Nunca he visto un episodio de “Friends”, por ejemplo . No sé quiénes son los presentadores de noticias, ni sé qué programas hacen en la actualidad -suspira- Es una costumbre...



Entonces ¿Nunca se ha visto a sí mismo?

No. No me gusta, aunque a veces en los rodajes te hacen verte a ti mismo. Estoy más acostumbrado por ejemplo al sonido de mi propia voz, al realizar bastantes trabajos en este formato. Pero los actores somos personas como todos los demás, ¿por qué tengo que verme a mí mismo ? ¿Mirarte a ti mismo saliendo de una habitación? No...

Pero sé que Matt Smith  es un actor maravilloso,  lo vi hace poco en la última temporada. El papel está en buenas manos, el chico es obviamente genial."

¿Cuál es su Doctor favorito?

Creo que Tom Baker es la encarnación más icónica del Señor del Tiempo , con su pelo largo, su larga bufanda... oh, solo con verlo ya estabas riéndote. No como yo, la gente solo podía reírse de mi peluca...Oh Dios aquella terrible-terrible-terrible peluca ¿En qué estaban pensando?
Pero bueno, la verdad es que podría decir que en verdad mi auténtico Doctor fue el primero, William Hartnell . Tenía un estilo victoriano... No sé cómo explicarlo, tenía esea imagen de representar algo bueno pero que al mismo tiempo da miedo; me gusta eso."

¿Qué opina al representar al primer Doctor que llevó a la pantalla una historia romántica?

Vaya, es verdad, recuerdo que eso causó bastante alboroto, y yo estaba completamente desconcertado, desconcertado sobre todo por Daphne Ashbrook (la Doctora Grace). ¡Ella nunca había oído hablar de Doctor Who!.

La verdad es que es una pena, ¿Qué hubiera tenido de malo ver a Tom Baker darle a alguien un morreo?-ríe- Al menos yo fui abriendo nuevos caminos...








Artículo de Alicia Winter para Papel Psíquico.
Entrevista: blogs.independent.co.uk
Imágenes: Doctor Who is © BBC.
Doctor Who España / Doctor Who Spain

4 comentarios

Escribir comentarios
Jess
AUTHOR
23 septiembre, 2013 delete

Yo adore esa pelicula, no fue brillante, pero fue un excelente abreboca para la época moderna... además ¡La voz de este hombre, ese encanto tan espectacular! Fue un excelente doctor que al igual que el noveno, nos dejó con ganas de más.

Responder
avatar
Berns!
AUTHOR
25 septiembre, 2013 delete

Una lastima que nunca llegaramos a ver una serie de este asombrozo doctor,Paul es una de las encarnaciones que tenían muchisimo potencial.
Ojala hagan algun tipo de cameo o mención de el en el aniversario,se lo merece

Responder
avatar
Arri
AUTHOR
25 septiembre, 2013 delete

Paul fue un maravilloso Doctor, incluso con esa peluca que no gustó mucho.
Aunque el interior de su Tardis no me entusiasmó..

Responder
avatar
Hannibal
AUTHOR
03 octubre, 2013 delete

Bill Codi? pues a mi me recordaba a Beethoven y su TARDIS era bastante verniana, eso si, me encanto

Responder
avatar


EPISODIOS ONLINE POR TEMPORADAS (VOSE, CASTELLANO, LATINO) EN HDFULL:  


Temporada 1 Temporada 2 Temporada 3 Temporada 4 Temporada 5 Temporada 6 Temporada 7 Temporada 8 Temporada 9 Temporada 10 Especiales